lunes, 10 de noviembre de 2014

LA EMOCIÓN REFLEJO DEL LUGAR

DANZA DE LA TORRE

A PRUEBA DE AGUA

VERACRUX

AZUL PROFUNDO

CARRETERA ASCENDENTE

NUBES FLOTANTES

PAISAJE MUERTO

LUGAR ERRANTE

NIDOS CREPUSCULARES

LA EMOCIÓN REFLEJO DEL LUGAR

PINOÁCULO

lunes, 16 de junio de 2014

EL RITMO INCESANTE


INTRODUCCIÓN


"El Ritmo Incesante" ha estado presente en el I Ciclo de Terror y PostPunk de Santander. 
Las fotografías hablan sobre la situación de deshumanización que está sufriendo el mundo, presente sobre todo en las grandes ciudades.
Que el ser humano es más dependiente de la tecnología que hace veinte años es un hecho; esto facilitará el trabajo de muchos, pero no se tiene en cuenta que se pierden otras cosas vitales del ser humano, nuestros propios deseos, el desarrollo, la alimentación, la propia cultura, la comunicación, etc. Para ello construimos artilugios tecnológicos que nos desplazan de nosotros mismos y nos sitúan a su servicio, en un lugar postergado; del que sólo nosotros mismos sin ayuda de las máquinas seremos capaces de hacer que la vida se imponga.
"El Ritmo Incesante" está compuesto por diez fotografías en blanco y negro, y dos poemas que acompañan, a modo de complemento que durante la ejecución de las obras fueron surgiendo...



EL RITMO INCESANTE

Vidas sumergidas bajo el ritmo
de los raíles de los trenes.
A la una, a las dos, a las tres.
Seres con rostros desdibujados corren,
allí se dirigen, tras los enormes arrecifes de vidrio.
Fuera, el ruido clama el anhelo del espíritu del viento.
Hay un no cesar en el hexágono
del movimiento que les une.
Apadrinados por una gran ciudad,
dueña de sus sueños postergados,
donde la sombra del pájaro vuela
a ras del tenue hilo que cubre el horizonte.










ANSIA ETERNA

Hay algo oscuro que refleja
ese pedazo de vida ante la muerte;
se oyen pasos que persiguen
ese ritmo trepidante que no cesa;
Monstruos que gritan sus deseos más oscuros,
entretejen sus palabras, y las lanzan por las calles,
El vómito de la ansiedad
que se envuelve con el frío.
Y vuelve a tomar aliento,
y de nuevo el cara a cara
a los pies de la colosal nube gris,
allí está el charco que algún día salpicaba
y hoy bebes de él sin pensar,
en lo que ha llovido desde entonces.